sábado, 9 de julio de 2011

La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde por Anthony Asquith (1952)